Es uno de los productos cosméticos estrella de los últimos años, el agua micelar se ha convertido en un imprescindible de nuestros tocadores. Es rápida, sencilla y arrastra cualquier resto de maquillaje, suciedad o polución de nuestra piel. Sin embargo, en los últimos meses gracias a algunos vídeos en la plataforma Tik Tok se ha puesto en entredicho el efecto del agua micelar sobre la piel y su forma de uso ¿Por qué? Te lo contamos todo en este post.

 

La polémica sobre el agua micelar

A través de sus cuentas de Tik Tok, varias chicas que usan agua micelar en sus rutinas de belleza han compartido sendos videos en los que aplican una cantidad de agua micelar en una toalla y luego soplan con fuerza a través de ella, dejando un gran rastro de espuma que a primera vista parece jabón.

Esto ha impactado a muchas usuarias que ahora se preguntan si su agua micelar contiene jabones y cuales son los posibles efectos de no aclarar el agua micelar de su piel cada día.

 

¿Qué es el agua micelar?

Empecemos por comprender qué le estamos echando a nuestra piel, las aguas micelares son soluciones acuosas que contienen tensoactivos (presentes también en champús o geles de ducha) que a su vez están formados por agentes detergentes llamados micelas, las cuales son las encargadas de atraer y atrapar dentro de ellas tanto componentes acuosos como componentes grasos (como maquillaje o exceso de grasa de la piel).

La estructura química del agua micelar está formada por uniones de moléculas micelares con un extremo hidrófilo-lipófobo y hidrófobo-lipófilo, es decir, que atraen por igual las sustancias acuosas que las grasas presentes en nuestra piel. A esto le llamamos doble efecto de limpieza.

 

¿El agua micelar contiene jabón?

Los “agentes detergentes” a pesar de lo que su nombre indique, no necesariamente tienen por qué hacer referencia al jabón. Lo cierto es que existen muchos agentes detergentes que cumplen la misma función de “atracción-repulsión” de componentes acuosos y grasos y que no tienen nada que ver con el jabón, si bien cumplen con su función de limpieza a la perfección.

De igual modo, nunca está de más revisar la lista de ingredientes de nuestra agua micelar en busca de posibles jabones en su formulación.

 

¿Por qué hace espuma el agua micelar?

Estos son los causantes de todos tus miedos: Los surfactantes.

Están presentes en las aguas micelares, son necesarios y beneficiosos para el poder de limpieza del agua y son los culpables de que el agua micelar haga espuma si la aplicas sobre una tela y soplas a través de ella.

 

¿Tengo que aclarar el agua micelar?

Ahora que ya sabemos cómo funcionan las aguas micelares y de que están compuestas ¿debemos aclararlas o no? La respuesta es contundente: Si.

Existen otros muchos componentes sustitutivos del jabón que también son detergentes, como los surfactantes, y que al contacto prolongado con la piel pueden llegar a resecarla.

 

Conclusión

Que no cunda el pánico: El agua micelar es maravillosa para la piel, pero sola no hace milagros.

La limpieza facial debe ser un ritual que nos ayude a prevenir envejecimiento, problemas de piel y que potencie los tratamientos que estemos usando y para ello es imprescindible incorporar una doble limpieza.

El agua micelar sigue siendo nuestro aliado contra el maquillaje y los restos de polución en nuestros poros, pero debemos ayudarle con un limpiador específico para tu tipo de piel que termine de arrastrar todos los restos de suciedad y de exceso de producto que puedan quedar, dejando la piel libre de impurezas y preparada para los tratamientos que vayas a aplicarle.