«¿Cómo cuidar mis manos?», te preguntarás. Con la llegada del Covid, el incremento en la utilización de geles hidroalcohólicos, así como el lavado de manos con una frecuencia mayor han hecho que el cuidado de manos tenga que ser mucho más intenso ya que el uso de estos productos hace que la piel de nuestras manos sufra más de lo habitual.

Además, los agentes externos como el sol, el frío y el aire del invierno ayudan a que la piel de nuestras manos se deteriore más y, por lo tanto, el cuidado de éstas deba de ser mayor.

Si añadimos a todo esto que las manos se secan con facilidad a causa de que la capa de piel que las envuelve es muy fina y que sus glándulas sebáceas son escasas, tenemos como resultado un deterioro severo, convirtiéndose en las candidatas perfectas para sufrir irritaciones, alergias e incluso infecciones.

Es por ello que no es labor baladí cuidar las manos. Tenemos que llevar con nosotras siempre una crema de manos hidratante y reparadora, que ayudará a que la piel de nuestras manos luzca más brillante, tersa y suave.

La crema de manos debemos de aplicarla con cierta regularidad, para que pueda cumplir su función: reparar las posibles grietas que tengas en tus manos, así como mantenerlas hidratadas.

 

¿Qué lleva una crema de manos?

La crema de manos Gingembre Rouge de Roger Gallet cuenta con varias esencias y productos naturales como el jenjibre, el aceite de granada, el lichi, flor de azahar, manteca de karité, almizcle blanco…

Su fórmula basada en ingredientes naturales hace que tenga todo lo que buscamos en una crema de manos: alto poder hidratante y de cuidado de manos, fácil de extender, de fácil y rápida absorción.

Ideal para cuidar tus manos en cualquier momento. Está indicada para utilizar en irritaciones climáticas leves (si son severas acudid a vuestro médico inmediatamente), dermatitis, eccemas…

Es una de las cremas de manos que más nos gusta en Suamifarma.