El uso de un bálsamo para pezones se convierte en necesario para evitar problemas en esta zona sensible para las mamás lactantes. ¿Quieres saber de qué manera te puede ayudar este producto? ¡Sigue leyendo, en Suamifarma te lo contamos!

Las ventajas de utilizar un bálsamo para pezones

Uno de los problemas recurrentes durante la lactancia es el agrietamiento de los pezones o las rozaduras. Y, en muchos casos, esta situación puede originar dolores e incluso sangrado, durante y después de las tomas. Las causas pueden ser varias, pero, por lo general, se asocian a una posición deficiente al mamar o al uso de detergentes o jabones. Además, hay que señalar que algunas mujeres tienen la piel especialmente sensible, de manera que son más propensas a padecer agrietamiento o rozaduras. Sin desdeñar que un cambio de posición puede ayudar mucho, a veces es necesaria una ayuda adicional.

Por ese motivo, se hace importante que utilices algún producto balsámico para evitar estas situaciones. Una buena alternativa es el bálsamo para pezones Weleda de 25 miligramos. Esto sirve, de varias maneras, para que las mamás no tengan que pasar por dolores cuando den de mamar. ¿De qué manera un bálsamo evita que padezcas agrietamiento o rozaduras? Estas son las principales ventajas que aporta:

Efecto hidratante

La primera ventaja que tiene el uso de un bálsamo radica, precisamente, en su efecto hidratante. Esto ya evita, en sí mismo, que se agriete porque, por lo general, esta situación está asociada a la sequedad. Ahora bien, sí es relevante decir que, para que no haya riesgos, la aplicación se tiene que realizar después de cada toma, tanto en el pezón como en la areola.

Aunque este no es el único problema a largo plazo, el dolor suele ser el más recurrente para las mujeres. Por lo tanto, cualquier elemento que pueda servir para mitigarlo tiene una utilidad.

Efecto reparador

El efecto reparador es otro de los beneficios asociados al uso de un bálsamo, siempre que sea de calidad. No obstante, hay que señalar que, para eso, el producto ha de incluir una serie de principios y no incluir perfumes. Además, y como principio general, se deberían utilizar sustancias y aceites naturales. Estas fórmulas de bálsamo servirán, utilizadas con la debida frecuencia, para reparar las heridas o grietas.

Plantearse el uso a medio plazo es lo deseable para que no te tengas que preocupar más adelante. No en vano, el bálsamo puede calmar, pero si lo utilizas de forma puntual y no continuada, su efecto se diluirá. Por ese motivo, es especialmente recomendable que sigas las pautas establecidas.

Prevención de la aparición

El efecto de prevención es otra de las cuestiones importantes que marcan la diferencia. Esta circunstancia es especialmente relevante en aquellas mamás que no son primerizas y que ya han tenido problemas anteriormente. En este caso, lo que conviene es realizar una aplicación después de cada toma desde que se inicia el periodo de lactancia. Por lo tanto, es una de las posibilidades que has de considerar.

¿Para qué te vas a exponer a padecer dolores o agrietamiento si ya has tenido la experiencia? Adelantarte es una buena opción para que, en un futuro, no tengas que lamentar esa situación.

Preguntas y respuestas sobre los bálsamos para pezones (FAQS)

Las mamás que quieren utilizar estos productos suelen hacerse algunas preguntas sobre el uso. Estas son las más comunes, que te conviene conocer:

¿Los bálsamos pueden utilizarlos todas las mamás?

Existen bálsamos con productos naturales que pueden ser utilizadas por cualquier persona en lactancia. No obstante, hay que señalar que, para evitar problemas, tienes que comprobar que algunos productos son 100 % naturales. En consecuencia, la única contraindicación que has de comprobar es que no tengas alergias.

Lo que sí también has de recordar es que hay mujeres más sensibles que otras. Y, según el caso, convendrá que puedas elegir el bálsamo que mejor se adapte a lo que deseas. Por lo tanto, no has de dejar de plantearte estas cuestiones.

¿Durante cuánto tiempo hay que utilizar un bálsamo?

Lo ideal es que empieces a utilizar el bálsamo cuando se inicie la lactancia, si tienes precedentes de problemas de agrietamiento o rozaduras. Es recomendable, pues, que sigas el tratamiento durante todo el periodo para evitar que se den las situaciones que no deseas.

Sin embargo, es posible que, por circunstancias, los problemas no los tengas hasta pasado un determinado periodo de tiempo. Lo que sí que has de hacer, si ves que hay el más mínimo problema, es iniciar el tratamiento cuanto antes.

¿El bálsamo tiene otras aplicaciones?

, no solo se utiliza para las mujeres que tienen problemas durante la lactancia. Por ejemplo, quien practica deporte también tiene, en ocasiones, problemas por las rozaduras que son muy molestas. En consecuencia, lo puedes aplicar en las rozaduras antes de la práctica, para evitar que se agrave la situación.

Hay que señalar que, aunque la lactancia es el caso más conocido, no es ni de lejos el único. Las deportistas, aunque utilicen ropa específica, también se ven expuestas a las rozaduras; por lo tanto, el bálsamo para pezones es una opción interesante para evitar molestias.

Conclusión

El bálsamo para pezones es un producto para que mantengas la salubridad de esta zona sensible. ¿Buscas opciones contrastadas científicamente para dar solución a esta circunstancia? En Suamifarma contamos con un extenso catálogo de posibilidades que enviamos directamente a casa. Las opiniones de los usuarios nos avalan. ¡No dejes de visitarnos!