Tomar el sol tiene un sinfín de beneficios para ti, pero tiene también grandes riesgos, por ello es importante preparar la piel para el verano. De este modo estará más protegida y lucirá mejor.

Con la llegada de la primavera, los días largos y las temperaturas agradables lo que más nos apetece es salir a tomar el sol ya sea dando paseos por el campo, por la playa o incluso sentadas en una terracita. Aunque es pronto todavía para ponerse el bikini, nuestra piel ya ha saboreado y disfrutado de los primeros rayos.

¿Cómo preparar tu piel para el sol del verano?

Es muy fácil. Toma nota de estos sencillos pasos para preparar tu piel para el verano y que luzca sana y espectacular.

1 – Limpia y exfolia tu piel.

2 – Hidrata tu piel para el sol.

3 – Alimentación y betacaronetos para tu piel.

4 – Piel, sol y nutricosmética.

5 – Protección solar.

6 – Conclusión.

 

1 – Limpia y exfolia tu piel

El primer paso para preparar tu piel para el sol del verano es muy sencillo: Antes de exponerse al sol conviene limpiarla y exfoliarla bien para eliminar todas las impurezas y células muertas de los poros, tanto la de la cara como la del cuerpo.

Una buena idea sería utilizar un exfoliante suave, no demasiado abrasivo (recuerda, estamos preparando la piel para el sol del verano y no queremos irritarla) y que al aplicarlo tanto en el rostro como en el cuerpo elimine las células muertas sin irritarte.

Creemos que este exfoliante facial Babé puede ser una buena opción, ya que tiene una textura supersedosa, nada irritante. Además, es perfectamente apto para pieles sensibles. Ayúdate de un limpiador como este limpiador detox y tu piel estará perfecta para el siguiente paso.

 

2 – Hidrata tu piel para el sol

Una vez la piel está libre de impurezas gracias al trabajo del limpiador y del exfoliante, es el momento de hidratarla. Como lo que queremos es preparar nuestra piel para el sol del verano, conviene utilizar una crema corporal con una elevada capacidad hidratante.

Hay que tener en cuenta que nuestra piel no está todavía acostumbrada a la incidencia directa de los rayos del sol después de todo el inverno, por lo que es importante que esté bien nutrida antes de mostrarla al sol del verano. No hacerlo puede implicar una mayor irritación y un aumento de las posibilidades de quemarse.

Nos encanta esta manteca corporal Weleda. Nos gusta, además de por su capacidad hidratante, porque deja la piel suave y aterciopelada. Además, ¡su precio es muy bueno!

Weleda tiene también esta crema de día y esta crema de noche que son perfectas para dejar nuestra piel de la cara lista para el verano. Nos gusta esta pareja de cremas faciales porque tienen antioxidantes provenientes de la granada, lo que hace que su capacidad antioxidante sea mayor.

 

3 – Alimentación y betacarotenos para tu piel

Además de la limpieza e hidratación, preparar tu piel para el verano también implica hacerlo desde dentro y ahí es donde entra en juego la alimentación. Para ponernos morenas tenemos que seleccionar con cuidado lo que comemos. Una alimentación rica en vitaminas y antioxidantes ayudará a nuestra piel a estar más preparada para enfrentarse a los rayos del sol.

Cualquier época del año es buena para utilizar estos productos, pero en primavera y verano conviene especialmente apostar por alimentos como zanahorias, pimientos, calabaza, tomates y verduras y hortalizas de color verde oscuro (como brócoli, acelgas, espinacas…), ya que son ricos en betacarotenos (antioxidantes que ayudan al sistema inmunológico a protegerse de diversas enfermedades) y fuente fundamental de vitamina A.

Los betacarotenos ayudan a proteger la piel de radicales libres, reduciendo así el riesgo de sufrir quemaduras solares, especialmente producidas en época veraniega. Además, protegen también la piel ante el envejecimiento evitando la aparición de arrugas. ¡Perfecto para enfrentarte al sol del verano!

 

4 – Piel, sol y nutricosmética

No podemos olvidarnos de la nutricosmética para ayudar a preparar nuestra piel de cara al verano. La nutricosmética es la combinación entre cuidado personal y alimentación. Son productos de origen natural que, gracias a los activos que poseen, nos ayudan a cuidar nuestro aspecto.

Pranarom pone a nuestra disposición unas cápsulas con aceites esenciales perfectas para el drenaje y la eliminación de toxinas. Combinándolas con los cuidados que hemos citado, aportarán a nuestra piel ese punto extra que marcará la diferencia.

 

5 – Protección solar

No por estar de último es menos importante. Es más, usar protector solar es imprescindible para preparar nuestra piel para el verano. De este modo evitamos que los primeros rayos de sol puedan quemarnos.

Conviene llegar al verano con algo de tono, por ello es tan importante recordar incluir la crema del sol en nuestra rutina de belleza diaria (tanto facial como corporal).

Babé trabaja fotoprotectores de muy buena calidad a un precio muy interesante. Nos gustan los de esta marca porque todos ellos gozan de una textura ligera que se absorbe superrápido y, además, no dejan restos. Los fotoprotectores para niños son de lo mejor.

Tenemos especial predilección por este fotoprotector en spray SPF 50+ de Babé.

 

6 – Conclusión

Como ves, preparar tu piel para el verano no es, en absoluto, complicado y los beneficios que te puede aportar gozar de una piel nutrida e hidratada antes de los meses de más calor son muchos. Recuerda incluir en tu rutina de belleza diaria estos consejos y tendrás una piel perfecta para enfrentarte al sol.